Enfermos

La existencia del sufrimiento es uno de los grandes interrogantes para el ser humano. De hecho es uno de los principales argumentos que tanta gente utiliza para negar la existencia de un Dios bondadoso que ama realmente al hombre.

Por otro lado, la sociedad a través de los medios de comunicación, constantemente nos intenta convencer que para ser felices debemos alejar de nuestra vida cualquier tipo de sufrimiento, cosa por otro lado imposible de lograr, tal como nos lo confirma nuestra propia experiencia.

El sufrimiento, en sus diversas formas, tanto físico, como moral (enfermedad, vejez, soledad, incomprensión….) es inherente a la vida humana, desde su comienzo hasta el final de la misma, por lo tanto tendrá que tener una respuesta.

Dios ante esta realidad no se ha quedado impasible, sino que nos ha dado la respuesta verdadera al sufrimiento humano que es Cristo y Cristo crucificado, escándalo para las personas religiosas y necedad para los que no creen como dice S. Pablo.

Frente a nuestro sufrimiento no estamos solos, Cristo nos acompaña y nos sostiene, de forma que la Cruz que Dios permite en nuestra vida no nos aplasta sino que en ella apoyados en el Señor encontramos paradójicamente descanso para nuestra alma.

El Señor, a través de su Iglesia, nos da las ayudas que necesitamos.

Hoy nos sigue dando su gracia a través de los sacramentos: sobre todo de la Eucaristía y de la Reconciliación y para los que lo necesitan de una manera especial también la Unción de los Enfermos.

La Parroquia se acerca a los enfermos y a las personas mayores, que a veces tienen serias dificultades para abandonar su domicilio, para llevarles la Ternura de Dios. Al mismo tiempo el que visita a un enfermo recibe mucho más de lo que da.

El equipo de la Pastoral para los Enfermos tiene una reunión mensual que empieza siempre con la Eucaristía vespertina y se acaba con un encuentro de todos los integrantes de la Pastoral. si algún feligrés se siente llamado a incorporarse a esta Pastoral puede hacerlo perfectamente, para ello puede contactar con alguno de los sacerdotes.

Así pues, todas las semanas los enfermos y personas impedidas que nos han solicitado, son visitados por los agentes de pastoral de Salud así como los sacerdotes y ministros extraordinarios para llevarles la comunión y la confesión, si así lo desean.

Para terminar comentar que todos los lunes ofrecemos tanto el rezo del rosario como la eucaristía por todos los enfermos de nuestra Parroquia.